NUESTRA FILOSOFÍA

Spread the love
pexels pixabay 289586 1
NUESTRA FILOSOFÍA 6

El hilo conductor de este Blog es la cosmética natural y el bienestar. Es importante establecer un vínculo entre la belleza de nuestra piel, nuestro estilo de vida y nuestras emociones. Muchas veces, la causa de un problema dermatológico o capilar se encuentra en nuestro estilo de vida, los productos higiénicos y cosméticos que utilizamos o nuestra dieta. Es por eso que en este blog también discutiremos temas de dieta y naturopatía.

En la “entrada” acerca del movimiento de la cosmética “slow hablaba de cómo este movimiento surgió en el 2012 a imitación del movimiento “slow food”. El movimiento “slow” preconiza una nueva manera de vivir y de entender la cosmética más en relación con los ciclos de la vida y nuestra salud así como con la salud de nuestro entorno medioambiental.

Mi propósito al crear esta página no es el de inventar un hobby nuevo como puede serlo el crear cosmética natural “handmade”; aunque esto es algo que también puede estar muy bien. Yo llegué a esto por mis problemas de dermatitis que me obligaron a estudiar mucho y a inventar soluciones nuevas. En este sentido, el problema me ayudó a encontrar un camino diferente en mi vida.

Mi idea al crear esta página es, pues, ayudar a esas personas, cada vez más debido a la “crisis tóxica” (este concepto lo aclaro en el libro que publicaré en breve) que se han dado cuenta que necesitan vivir de una manera diferente si quieren poder solucionar sus problemas de salud. A algunas personas “la crisis tóxica” les puede estar causando asma alérgica, a otras SQM (sensibilidad química múltiple), y a otras dolores artríticos o, incluso, fibromialgia.

Sea cual sea tu padecimiento, también si has llegado hasta aquí porque quieres prevenir un futuro problema de salud y aprender a cuidarte; has llegado al lugar idóneo.

Mi filosofía nunca será elaborar complicadas recetas que las personas que hoy en día tenemos que trabajar no tenemos tiempo de preparar, sino facilitar el día a día de esas personas que son conscientes de la importancia de deshacerse de los productos químicos que nos rodean para preservar nuestra salud y la del medio ambiente.

Si estais buscando un blog para aprender complicadas y sofisticadas recetas cosméticas os puedo recomendar otros enlaces. Si estais interesados en reciclar, cuidar del medio ambiente, vivir en armonía con los ciclos naturales y atender a las necesidades “reales” de vuestra piel habeis llegado al lugar correcto.

Los enlaces que pueda facilitar en mi blog para comprar algún producto o ingrediente tienen la finalidad única de facilitar a todo el mundo la tarea de encontrar las materias primas orgánicas que necesita para elaborar una receta determinada, dado que en esta página hablaremos tanto de la elaboración de jabones naturales, champús, productos de limpieza doméstica, desodorantes y productos de higiene así como cremas y lociones de cuidado facial y corporal.

Y todo ello elaborado con ingredientes totalmente naturales formulados en recetas sencillas pero eficaces.

pexels fotografierende 4717879 2
NUESTRA FILOSOFÍA 7

La filosofía de nuestro blog se basa también en la filosofía de la autocontención y la sostenibilidad avalada por filósofos especializados en bioética como Jorge Riechmann y que no puedo dejar de mencionar en este blog por la admiración que su obra me causa y por la capacidad que su obra tiene para perfilar el marco bioético en el que todas las reflexiones actuales sobre salud o cosmética natural se enmarcan.

¿QUIÉN ES JORGE RIECHMANN?

Jorge Riechmann (1962-) es ante todo un poeta madrileño (con abuelo alemán). Además, es licenciado en Matemáticas, doctor en Ciencias Políticas, y profesor de filosofía moral en la Universidad de Barcelona desde 1995.

Es autor de lo que él denomina la “trilogía de la autocontención”, refiriéndose a que los graves problemas ecológicos actuales deben tratarse en términos de “responsabilidad (hacerse cargo de las consecuencias) y autocontención (tratar conscientemente de moderar nuestra hybris)”, proponiendo que los humanos debemos limitar nuestra natural tendencia a la desmesura, al consumismo, al acaparamiento y al vivir de espaldas a los graves problemas de nuestro prójimo. Debemos, según este filósofo, “aprender a cuidar la Tierra, tratándola a veces con amor de jardinero”. En definitiva, debemos “transformarnos” a nosotros, para cambiar la sociedad.

Esta “trilogía de la autocontención” está formada por tres obras: “Un Mundo Vulnerable” (2000) “Todos los Animales Somos Hermanos” (2003) y “Gente que No Quiere Viajar a Marte” (2004).

Es preciso “diseñar estrategias de gestión de la demanda (no sólo en sectores donde la idea ya es de uso corriente, como el uso de energía o de agua, sino también en otros donde aún no ha penetrado esta nueva perspectiva: los transportes, el consumo de carne y pescado, el uso de recursos minerales, etc.) para no superar los límites de sustentabilidad, preservando al mismo tiempo en lo posible la libertad de opción”. “En definitiva, lejos de hallarnos ante los problemas “ingenieriles” de conseguir siempre más agua, energía, alimentos, sistemas de eliminación de residuos, etc., en realidad tenemos sobre todo que resolver problemas filosóficos, políticos y económicos que se refieren a la autogestión colectiva de las necesidades y los medios para su satisfacción.

En un “mundo lleno”, no se trata ya de un (imposible) aumento indefinido de la oferta, sino de gestión global de la demanda”. “Comerse el Mundo”,es un libro sobre Ecología, Ética y Dieta, Ediciones del Genal (2005). En este libro pide Reichman que igual que existe una “nueva cultura del agua” se cree una “nueva cultura de la carne “, puesto que el consumo de carne supone:

Mayor consumo mundial de cereales y agua: “Hoy, más del 40% de los cereales del mundo y más de la tercera parte de las capturas pesqueras se emplea para alimentar la excesiva cabaña ganadera de los países del Norte”. En EE.UU., más del 70% de los cereales se destinan al ganado y esa cantidad serviría “para alimentar a mil millones de personas” (fuente: M. Bekoff). Un kilo de proteína animal requiere en promedio 40 veces más agua que un kilo de proteína de cereales.

 –Mayor gasto en terreno humanizado: Para plantar esos cereales y para tanto ganado se quita espacio a la Naturaleza (incluyendo zonas tan preciadas como la selva amazónica).

Hambre: Un porcentaje indeterminable del hambre mundial podría cesarse si se distribuyera mejor la producción de cereales en vez de emplearlos en la alimentación del ganado.

Contaminación de los suelos a través de la ganadería y la agricultura intensivas: Erosión de la tierra, contaminación por metano y purines…

 –Maltrato animal: Para abaratar costes se les hacina en espacios minúsculos y se les ocasiona un sufrimiento excesivo, como lo describe Peter Singer en su “Liberación Animal” y en su reconocida “Ética Práctica “. Por ejemplo: 600 millones de aves sacrificadas en España cada año y casi 10.000 en EE.UU. Riechmann coincide con Singer al afirmar que sólo sería “moralmente lícito el consumo de carne” en el caso de “animales que hubiesen sido sacrificados de forma indolora, después de haber vivido una vida digna” (ganadería extensiva).

 –Medicación excesiva a los animales (incluso estando sanos): hormonas, antibióticos… que pasan a los consumidores a través del consumo de una carne de mala calidad (pero barata, que es lo que pide el mercado).

Salud: El consumo de carne mala y/o en abundancia es una dieta con exceso de grasa animal que provoca problemas cardiovasculares, obesidad, diabetes y varios tipos de cáncer…. Y este punto es uno de los que tratamos en especial en este blog.

 –Gastos sanitarios: Se ha calculado en EE.UU. los gastos sanitarios derivados del consumo de carne y se han evaluado entre 29.000 y 61.000 millones de dólares (47.000 millones son los gastos del tabaquismo).

Para saber más sobre este autor:

https://blogsostenible.wordpress.com/libros-gratis/libros-sobre-ecologia-sostenibilidad/libros-comerse-el-mundo-y-tiempo-para-la-vida-de-jorge-riechmann-resumenes

Fuente: Reseña de la trilogía de la autocontención.

https://www.academia.edu/26041538/Rese%C3%B1a_de_la_Trilog%C3%ADa_de_la_Autocontenci%C3%B3n_de_Jorge_Riechmann

Perfilando el marco conceptual de nuestro proyecto sobre salud y cosmética natural, queremos también hacer algunas aclaraciones sobre el movimiento «slow» y tambien sobre el Ayurveda pues el proyecto de este blog podría perfectamente enmarcarse dentro de estas tendencias.

ayurveda 1
NUESTRA FILOSOFÍA 8

LA COSMÉTICA AYURVÉDICA o ¿por qué la cosmética ayurvédica es tan popular y ofrece tan buenos resultados en la piel?

A diferencia de la medicina convencional occidental, el Ayurveda es una filosofía de salud integral que no sólo pretende eliminar los síntomas de una enfermedad, sino que además busca equilibrar el cuerpo y la mente para evitar que surjan nuevas dolencias. Para el ayurveda, el bienestar y la ausencia de enfermedad son el estado natural de un ser en equilibrio.

Es por ello que, con una visión holista e integral de la salud, la medicina ayurvédica prioriza la dieta y los estilos de vida saludables como las fuentes principales de salud y bienestar. Y combina prácticas y hábitos saludables de vida con rituales des estresantes (o preventivos del estrés) de masajes, aceites naturales, tratamientos herbales, y cuidados naturales de la piel y el cabello, entre otras cosas.

La cosmética ayurvédica hace del concepto inglés de “skin food” su lema propio y desarrolla productos cosméticos que pretenden ser un alimento para la piel con amplios beneficios nutricionales pues entiende que las células de la piel se alimentan al igual que el estómago y entiende también que la piel es un órgano enorme y complejo que cumple con importantes funciones dentro del organismo humano y en el equilibrio del ser interno.

La cosmética ayurvédica no utiliza, por tanto, químicos ni conservantes. La tendencia de lo orgánico en el ayurveda comienza con la alimentación porque cuando uno se alimenta bien entiende que la piel también se nutre, y que si no quiere comer herbicidas tampoco los quiere poner en su piel. Los ayurvédicos dicen que la piel es la lengua más grande que tiene nuestro cuerpo, y que si hay algo que no podemos poner en la boca tampoco podemos ponerlo en la piel.

Es por ello que la cosmética ayurvédica es mejor para la piel y también para el planeta, al igual que ocurre con la medicina natural. Ambos conceptos son indisolubles. No se puede hacer salud o cosmética natural con prácticas que deterioran la salud medioambiental.

Así pues, la filosofía de la cosmética ayurvédica es radicalmente opuesta a la filosofía de la cosmética convencional occidental puesto que se basa en una idea de la salud también distinta que prioriza el bienestar como algo procedente del interior del ser y no como algo procedente del exterior.

Para el ayurveda, e igualmente para el movimiento «slow», la belleza es una cuestión de salud integral y de aceptación personal que nace de la madurez del ser.

Del diferente concepto de belleza y de salud de ambas tendencias nacen sus diferentes desarrollos y estrategias de intervención en salud natural y en cosmética.

La estrategia para lucir bella del ayurveda consiste en cuidarse por dentro, comer sano e hidratarse bien para lucir una piel bonita y, por supuesto, utilizar cosméticos y productos de higiene con ingredientes naturales.

La estrategia de la cosmética y la medicina convencional, que entienden la salud y la belleza como algo ajeno al ser, es por naturaleza invasiva, puesto que es una estrategia externa.

El bótox, los ácidos, y la silicona, te ayudarán a lucir mejor, sin duda, pero ¿a costa de qué? Estas estrategias minimizan el problema a corto plazo, pero, a la larga, ¿lucirá tu piel mejor por haberle puesto ácidos o por estar hidratada por dentro? Y, ¿una mujer se sentirá mejor y más bella con 50 años por llevar silicona en los labios o en los pechos o por haber aprendido a aceptarse tal como es?

pexels oleg magni 2033997
NUESTRA FILOSOFÍA 9

DIFERENCIA ENTRE COSMÉTICA CONVENCIONAL Y COSMÉTICA AYURVÉDICA O “SLOW”

Como explicábamos en nuestra entrada sobre el movimiento de la cosmética “slow”, fundado en el 2012 por el belga Julien Kaibeck, la cosmética “slow” coincidiría casi totalmente con la cosmética ayurvédica y con esta idea “skin food” de la cosmética natural por la que evitamos untarnos en nuestra piel algo que no sea un alimento en sí mismo.

Y coincidiría con la visión de la medicina natural del ser humano como un ser conectado con el planeta cuyo equilibrio es imposible de alcanzar si intoxicamos y alteramos el medioambiente. Es por ello que la propuesta cosmética del movimiento “slow” es netamente ecológica.

Según el movimiento de cosmética natural “slow”: “Los cosméticos deben formularse y envasarse de acuerdo con las reglas de protección del medio ambiente. Los ingredientes orgánicos naturales y no procesados deben ser privilegiados en las fórmulas, excluyendo cualquier ingrediente de química sintética, petroquímica, explotación animal o cualquier otro potencialmente contaminante para el medio ambiente. Los cosméticos deben formularse, venderse y utilizarse respetando la naturaleza, los animales y los seres humanos en toda su complejidad. Condenamos los productos cosméticos que son irrespetuosos con los seres humanos, los animales o las plantas. Apoyamos los productos orgánicos certificados, pero también los productos de comercio justo y las recetas caseras”.

Al igual que la medicina occidental convencional aborda la enfermedad con tratamientos invasivos a base de fármacos y medicinas con la intención de corregir los desequilibrios y combatir un problema, la “cosmética convencional comercial” comparte esta misma filosofía y elabora productos cargados de vitaminas sintéticas, conservantes químicos, siliconas y otros ingredientes de síntesis.

Sin embargo, tengamos también cuidado con algunos cosméticos de herboristería que se suponen naturales o con algunas de esas recetas y páginas que elaboran cosmética natural cargada de vitaminas e ingredientes de síntesis que se supone optimizarán el producto final y en las que el resultado es justo el contrario al esperado. O, ¿podemos, tal vez, entender que los alimentos cargados de conservantes y estabilizantes de las estanterías de los supermercados son más saludables que las frutas y verduras frescas y orgánicas? Estos alimentos altamente procesados son, exactamente, como los cosméticos de síntesis.

Una receta de cosmética natural formulada con ingredientes naturales no necesita añadir tal o cual vitamina o tal o cual ácido porque los aceites naturales prensados en frío que contiene la receta ya cuentan con esas vitaminas y oligoelementos de manera natural. Y no necesita añadir ácidos ni conservantes raros porque el sentido de un producto cosmético natural no es almacenarlo durante meses, sino consumirlo fresco para aprovechar mejor todas sus cualidades.

Tenedlo claro, son dos conceptos y dos filosofías muy diferentes de construir salud y de hacer cosmética.

La cosmética “slow”, al igual que el ayurveda, entiende la belleza como algo natural que proviene de nuestro ser interno y entiende que es necesario reconectar con la naturaleza y aprender todo lo que tiene que ofrecernos para nuestra propia salud y belleza interna.

doshas2
NUESTRA FILOSOFÍA 10

DIFERENCIA ENTRE LA COSMÉTICA AYURVÉDICA Y LA COSMÉTICA NATURAL CASERA

En principio, no habría diferencia alguna. Ambas comparten el mismo propósito de nutrir nuestra piel y equilibrarla con ingredientes naturales.

La filosofía del Ayurveda también se aplica a la cosmética. Este campo busca potenciar el uso de productos naturales (a base de hierbas, especias, minerales y aceites esenciales) para proteger la piel y el cabello, potenciando el bienestar general de cada persona. La cosmética Ayurvédica se basa en su relación con la madre naturaleza y con todo lo que esta nos puede ofrecer.

Ambas comparten la idea de que las medicinas naturales y la salud natural que nos equilibra no pueden ser nocivas para el planeta. Entienden que si algo equilibra nuestro ser y nuestra piel no puede ser un producto con ingredientes tóxicos que después vayan a parar al mar y destruyan la vida acuática, como así ocurre con la medicina y la cosmética convencional.

La única diferencia estaría en que el ayurveda, con una visión integral profunda del ser humano, distingue tres tipos de metabolismo o “doshas” diferentes de los que derivan los tres tipos de pieles de los que hablamos en la cosmética occidental.

Según el Ayurveda, estamos compuestos de tres energías únicas (también llamadas Doshas): Vata (aire), Pitta (fuego) y Kapha (agua y tierra). En estado de equilibrio, las energías conviven en armonía; en desequilibro, por el contrario, generan un malestar.

Y de estos tres tipos de energías derivan los tipos de pieles que, a grandes rasgos, coincidirían en líneas generales con los tres tipos de pieles que distinguimos en nuestro contexto occidental.

Kapha se correspondería con las pieles y cabellos de tendencia grasa y acneica.

Vata con las pieles y cabellos finos de tendencia seca y deshidratada.

Pitta con las pieles y cabellos a veces mixtos, a veces irritados, hipersensibles y con tendencia reactiva.

Y, atendiendo a esta clasificación, se preparan las diferentes formulaciones para equilibrar cada tipo de piel.

Así, por ejemplo, el aceite de almendras, rosa mosqueta o sésamo son ideales para el biotipo Vata, por sus propiedades calmantes y suavizantes para pieles secas o irritadas.

El aceite de oliva o el de argán son muy beneficiosos para Pitta para nutrir y proteger la dermis de cambios externos.

Los aceites de jojoba y avellanas son perfectos para el tipo Kapha por sus propiedades sebo reguladoras e hidratantes.

Como la cosmética ayurvédica se basa en su relación con la madre naturaleza, los ingredientes utilizados en cremas, aceites o jabones provienen de plantas e ingredientes vegetales. En esta cosmética natural, nunca se trabaja con sustancias químicas que puedan tener efectos nocivos para la salud de nuestra piel. Uno de los principales ingredientes en todas las composiciones de cosmética ayurvédica son los aceites, tanto los vegetales como los esenciales. Estos, deben ser de primera calidad, teniendo en cuenta el modo de extracción (en el caso de los aceites, mediante presión en frío*), su envasado y las materias primas que los componen.

*Uno de los primeros factores que tendremos en cuenta a la hora de adquirir un aceite vegetal, será su modo de extracción.  Siempre tenderemos a utilizar aceites extraídos mediante presión en frío. Con esta técnica se obtiene el aceite mediante una pasta exprimida a temperatura ambiente. Gracias a la presión en frío se conservan todas las características de la semilla o fruto del que procede el aceite.

En próximas entradas aclararemos mejor qué tipos de productos e ingredientes utiliza el ayurveda para reequilibrar los diferentes tipos de pieles.