images 2
SALUD NATURAL

SOBRE PROTECCIÓN SOLAR

Spread the love
12 / 100
Plantes medicinals i proteccio solar 1170x780 2
SOBRE PROTECCIÓN SOLAR 3

POR QUÉ NECESITAMOS CUIDAR NUESTRA PIEL

La piel es nuestro órgano más voluminoso y, a la vez, una barrera de doble entrada. Por una parte, nos aisla del medio, pero, por otra, es el órgano que nos mantiene en contacto con nuestro entorno y por eso necesita especiales cuidados.

Se trata de un órgano vivo con capacidad de regenerarse, es impermeable, resistente y flexible, respira y se mantiene activo las 24 horas del día realizando todo tipo de acciones fundamentales para nuestro organismo. La piel es un órgano vital para el cuerpo humano que funciona como barrera protectora frente al exterior gracias a sus complejos mecanismos celulares e inmunológicos, nos cuida de enfermedades, temperaturas extremas y lesiones como golpes y quemaduras. Ella selecciona y filtra lo que resulta dañino para nuestro organismo y toma lo que es beneficioso. Regula nuestra temperatura corporal y sintetiza vitamina D a través de la exposición a la luz solar.

Como sabreis, esta vitamina tan necesaria para mantener saludables nuestros huesos y tejidos no abunda en los alimentos, de ahí la importancia de usar los protectores solares adecuados. Hemos querido empezar en el blog con este tema de los fotoprotectores e incluimos, por tanto, una receta de crema fotoprotectora solar sin filtros químicos o disruptores endocrinos.

SOBRE PROTECCIÓN SOLAR

Se acerca el verano y el sol brilla en toda su intensidad. Sin embargo, todos queremos ir a la playa y a la montaña para disfrutar de la vida al aire libre. Por eso nos hemos decidido a redactar algunos consejos sobre protección solar.

Las cremas solares que encontramos habitualmente en el mercado suelen contener un alto porcentaje de filtros de protección solar, en su mayoría filtros químicos. Estos filtros químicos tienen como ventaja que nuestra piel los absorbe relativamente bien y que son fáciles de aplicar, pero también tienen muchos inconvenientes, como veremos a continuación:

-Dañan la piel: Al parecer, cada vez hay más controversia al respecto de las cremas protectoras solares convencionales. Ha habido un aumento de cánceres de piel y de labios en los últimos años los cuales se asocian al uso de cremas solares con filtros químicos. Al parecer, estos filtros solares no forman una barrera protectora entre nuestra piel y el sol como podríamos pensar, sino que los rayos ultravioletas penetran la piel y la protección se hace gracias a unas reacciones que tienen lugar en nuestra piel. El peligro está en que como no tenemos la sensación de quemarnos podemos permanecer al sol durante horas, pero, como los rayos ultravioletas sí que penetran nuestra piel acaban dañando nuestras células. Y claro, el sol es acumulativo y las células de nuestra piel tienen efecto memoria.

-Funcionan como disruptores hormonales: Muchos de vosotros ya sabréis lo que son los disruptores endocrinos, pero para los que no, os diremos que son sustancias que tienen la capacidad de alterar nuestras hormonas. Este es un tema muy grave y que merece toda nuestra atención.  Por ejemplo, hay un estudio que vincula un tipo de filtro solar, llamado benzofenona, con un aumento de las mujeres con problemas de endometriosis. También son disruptores, al parecer, el retinol palmitato y la oxibenzona.

-Dañan el medioambiente: Los filtros químicos no son biodegradables, de hecho, se estima que cada año 4000 toneladas de estos filtros químicos se depositan y se acumulan en el fondo marino. Según un estudio de la EHP (Environmental Health Perpectives) llevado a cabo por el profesor Donovaro en diferentes lugares del mundo; se llegó a la conclusión de que las cremas solares con filtros químicos tienen un impacto negativo sobre los arrecifes de coral. Hoy en día se estima que más del 60% de los arrecifes de coral están en mal estado. Muchos animales marinos viven y dependen de estos arrecifes, por lo que ellos también se verían afectados. En algunas reservas marinas, como la reserva de la bioesfera de Tulum, en Méjico, se prohíbe el uso de cremas solares con filtros químicos. Y no perdamos de vista que estas cremas solares, aparte de filtros solares, contienen otras sustancias (parabenos, phenoxyetanol, siliconas…) que también deberían ser evitadas.

En nuestra experiencia, si de verdad queremos aprovechar el tiempo de exposición solar para sintetizar vitamina D, lo mejor es no ponerse nada que impida la síntesis de vitamina D. Eso sí, hay que tener precauciones como evitar las horas centrales del día, usar ropas de algodón y sombreros de paja para proteger nuestro rostro y nuestra vista, usar tal vez algún aceite natural para hidratar la piel. El uso masivo de filtros solares tal vez sea la razón por la que hoy en día todo el mundo tiene déficit de vitamina D y esto no solo ocurre en los países que reciben pocas horas de sol al año, por cierto. Lo que sí está claro es que, si no podemos respetar estas reglas y hemos de exponernos de manera peligrosa a la radiación solar, es importante, si queremos alejarnos de los peligros del cáncer de piel, que utilicemos una crema protectora solar natural cuya posible formulación detallamos a continuación.

Y es que existe una alternativa a los filtros químicos que son los filtros físicos, también llamados filtros minerales. Se trata de los óxidos de zinc y de titanio. A diferencia de los filtros químicos que interactúan con la piel para protegernos, estos filtros hacen una capa protectora reflectora en la superficie de la piel a modo de espejo o pantalla. Nosotros solo vamos a utilizar el óxido de zinc en nuestras formulaciones porque acerca del dióxido de titanio hay también estudios realizados en ratas que plantean que las nanopartículas del dióxido de titanio son capaces de atravesar la piel y llegar al sistema nervioso con riesgo de dañar al cerebro. Por eso, es mejor, pensamos, ser precavidos y utilizar solamente los protectores basados en el óxido de zinc y, en cualquier caso, los bronceadores naturales a base de filtros biológicos de aceites fotoprotectores vegetales, que, aunque no podrán protegernos durante mucho tiempo, tampoco nos harán ningún daño.

Estos filtros biológicos, aunque su nivel de protección es más bajo que el de los filtros minerales, presentan la ventaja de nutrir e hidratar nuestra piel favoreciendo un bronceado suave. Son aceites y extractos vegetales que protegen la piel evitando el estrés oxidativo celular y la alteración de nuestras células inmunitarias cutáneas.

Dentro de los filtros biológicos están: las vitaminas A,C y E, los flavonoides, los ácidos ferúlico y cafeico, los aceites vegetales como los de zanahoria, jojoba , argán, coco, aguacate y la manteca de karité, el jugo de aloe, el café, el burití ( que es una aceite con un factor de protección tan alto como el del aceite de frambuesa del que más adelante hablaremos),la granada, conocida por su alto poder antioxidante.

ALGUNAS RECETAS:

Como prevención, la medida más sencilla que podemos implementar para protegernos de los rayos solares es un simple spray pulverizador de agua en el que diluiremos los AE de menta y lavanda. Estos aceites esenciales tienen un efecto de prevención de las quemaduras solares y refrescan la piel. La menta no solo es refrescante, sino que además previene que la piel pique. La lavanda, en sinergia con la menta, evita que nuestra piel se queme.

Podemos, por ejemplo, diluir 20 gotas de cada aceite esencial en un spray pulverizador con un contenido de unos 250 ml de agua. Simplemente, bastará con pulverizarnos en las zonas expuestas cuando vayamos a dar un paseo bajo el sol del verano, para prevenir que nos quememos.

Y podemos elaborar una crema muy sencilla con un filtro mineral como el óxido de zinc cuyo factor de protección será algo mayor evitando así que podamos quemarnos cuando vamos a la playa o al campo. Eso sí, será necesario evitar siempre las horas centrales del día y las exposiciones prolongadas, como ya sabemos. Con el sol, la prudencia será la medida más adecuada para cuidar de nuestra piel y mantener niveles adecuados de vitamina D.

Crema básica de protección solar con FPS de 30 aproximadamente:

Una sencilla receta de protector solar cuya efectividad se debe a la acción de protección mineral física del óxido de zinc es esta que detallamos a continuación. Al untar esta crema sobre la piel nos la dejará un poco blanca, pero eso es normal porque es el efecto pantalla protectora del óxido de zinc. Mientras nuestra piel se mantenga blanca no nos quemaremos. Además, esta crema es de por sí bastante impermeabilizante y no suele irse al bañarnos en la playa o la piscina.

Ingredientes:

40 gr de aceite de sésamo

15 grs de cera de abejas

15 grs de óxido de zinc

Derretiremos la cera de abejas al baño maría y le agregaremos el aceite y el óxido de zinc. Es importante batir muy bien con una varilla para que los ingredientes se mezclen bien.

Si te ha gustado este artículo dale un like 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *